Responsabilidad Profesional

Cómo Funciona la Cobertura

La cobertura que brinda el seguro de Responsabilidad Profesional Individual, se basa en tres pilares:

  • El carácter de garantía que brinda la póliza de Responsabilidad Civil Profesional. Ver más
  • La cobertura de Gastos de Defensa Ver más
  • La indemnización de Daños Ver más

Sin embargo, sí existen ciertas presunciones que, en el primer día de un juicio, el juez debería llevar a cabo y son:

  • Que es probable que exista un daño…. De lo contrario no habría sustento para entablar un reclamo judicial.
  • Que es probable que el profesional demandado sea el responsable de ese daño…. Sino otro profesional sería el demandado y no él.
  • Y que por lo tanto, es probable que el profesional deba resarcir económicamente a la víctima del daño por el cual él es responsable.

Estas medidas cautelares pueden constituir el embargo de un bien o de una cuenta bancaria del profesional , o por ejemplo una inhibición general de bienes tendiente a evitar la transferencia de bienes de propiedad del profesional demandado a terceros con la intención de salvaguardarlos.

Demás está describir el perjuicio que estas medidas pueden acarrear al profesional en términos económicos, agravado en especial  por el tiempo que puede llevar la resolución de un conflicto judicial, que si bien en un alto porcentaje se resuelve a favor del profesional, lo mantuvo embargado o inhibido durante años hasta lograr la absolución de responsabilidad.

Para contrarrestar este potencial efecto adverso sobre el patrimonio del profesional, la póliza de Seguro de Responsabilidad Profesional (o Seguro de Mala Praxis) brinda la capacidad de ser citada en garantía en el marco del proceso judicial.

La citación en garantía es, en términos sencillos, la capacidad que brinda este tipo de seguros de mostrarle al Juez que existe un “garante”(la Aseguradora),  que está obligada por un contrato  a responder con el pago de la indemnización, con la cual el tribunal pudiera eventualmente condenar al profesional.

Este “garante”, la compañía de Seguros, posee un patrimonio dedicado profesionalmente a brindar esta garantía (la póliza de seguro), constituido por: capitales mínimos, reservas, contratos de reaseguro, y demás herramientas financieras controladas por la Superintendencia de Seguros de la Nación, que lo convierten en una  herramienta de garantía ideal para cubrir la necesidad del Juez de garantizar el posible pago de una indemnización.

En consecuencia, el profesional demandado que cuente con un Contrato de Seguro de Responsabilidad Profesional emitido a su nombre, con un número de póliza único y personal,  y emitido por una Aseguradora aprobada por la Superintendencia de Seguros de la Nación, le permitirá evitar que se lleven a cabo medidas cautelares contra su patrimonio.

Así el profesional que sufra una demanda tenga la certeza de que su accionar ha sido el correcto y cuente con los medios necesarios para probarlo, ante el inicio de una acción judicial en su contra, no tiene otro remedio que defenderse y esto implica contar con la representación de abogados y peritos que ejerzan ante el fuero correspondiente su defensa en forma profesional y efectiva, lo cual implica gastos.

Los Seguros de Responsabilidad Civil Médica proveen cobertura de todos los gastos de defensa tanto en los fueros Civil (donde se reclaman daños medidos en Pesos ), Penal (donde se sustancian las acusaciones de la comisión de algún delito), o bien en algún fuero de Ética Profesional o Sociedad Profesional donde tal vez, ante la inexistencia de un daño real o de un delito imputable al profesional, el paciente o sus derecho habientes molestos con el profesional, igualmente presenten algún tipo de queja.

En cualquiera de estos fueros, las Pólizas de Seguro de Responsabilidad Civil brindan cobertura de los gastos de defensa adicionalmente al pago de la indemnización que la justicia pudiera requerir al profesional.

Así el profesional que sufra una demanda tenga la certeza de que su accionar ha sido el correcto y cuente con los medios necesarios para probarlo, ante el inicio de una acción judicial en su contra, no tiene otro remedio que defenderse y esto implica contar con la representación de abogados y peritos que ejerzan ante el fuero correspondiente su defensa en forma profesional y efectiva, lo cual implica gastos.

Los Seguros de Responsabilidad Profesional proveen cobertura de todos los gastos de defensa tanto en los fueros Civil (donde se reclaman daños medidos en Pesos, o bien en algún fuero de Ética Profesional o Sociedad Profesional donde tal vez, ante la inexistencia de un daño real imputable al profesional, su cliente molesto con el profesional, igualmente presente algún tipo de queja.

En cualquiera de estos fueros, las Pólizas de Seguro de Responsabilidad Profesional brinda cobertura de los gastos de defensa adicionalmente al pago de la indemnización que la justicia pudiera requerir al profesional.

Volver